jueves, 26 de abril de 2007

Enero 2007

Quince minutos te espere y no llegaste, me desespere.

En general suelo deseperarme muy pronto, a pesar de que siempre llego tarde. No me gusta esperar, por nadie, a pesar de eso y de que me enoja el esperar siempre me quedo porque de pronto llegan.

Debe ser por eso que no me fui y continue esperandote, mirando el reloj impacientemente y mirando a todos lados como para ver si te encontraba.

A pesar de todo no llegaste, te espere y no llegaste, quince, veinte, treinta incluso cuarenta y cinco pero no llegaste.

No se quizas alla sido mejor asi, tal vez lo mejor sea que nunca llegaste conmigo, porque si te espere tanto quizas no alla sido porque queria verte, sino solo para reprocharte en tu cara que te habias tardado demasiado y que ya no importaba, que yo me iba y que era tu culpa y no mia, que yo te habia esperado pero que vos me habias dejado.

1 comentario:

Carolina Londoño dijo...

Uy, este sí que me cae como anillo al dedo... Yo también sufro de ese problema... Llego tarde y me desespera esperar... ¿Cómo diablos se tiene la cara de reclamar después cuando uno lo ha hecho tantas veces? Pero los seres humanos tenemos mucho de egoístas, ésa es la razón!